Érase un vez un vino
Cliente/ Bodegas Privilegio del Condado/ Avantine
Dirección de arte
Diseño gráfico
Ilustración
Packaging

Esta vez la petición de nuestro cliente se centraba en dotar de imagen a una pareja de caldos amparados bajo la marca “Érase una vez un vino…”, se trataba de un blanco y rosado. Nuestra propuesta fue clara, casi de inmediato creamos seis personajes que extrajimos de diversos cuentos populares, y los hicimos más nuestros.

Nuestros amigos no solo compartían profesión como protagonistas de cuentos, sino a que además eran grandes amantes del vino, y siempre finalizaban sus historias comiendo perdices maridadas con nuestros vinos.

“VINOS PARA CONTAR”